Robert Redford, el hombre misterioso que amó mucho y se enamoró poco

Compartir

En la película Propuesta indecente, John Cage, el personaje interpretado por Robert Redford, afirmaba: “Si deseas algo con mucha fuerza, déjalo en libertad. Si vuelve a ti, será tuyo para siempre. Si no regresa, no te pertenecía desde el principio”. Aunque el film se estrenó en 1993, cuando al actor le faltaban tres años para llegar a los sesenta, aquellas reflexiones dichas en la ficción cinematográfica bien podían aplicarse a la manera en la que la estrella de Hollywood se manejó con sus amores reales desde su primera juventud. Poca histeria. Cautela. Dejar fluir ese río del destino. Con los años, apeló a la solvencia de la madurez. Saberse seguro, pero sin los alardes de quien ostenta dinero, fama y sex appeal. Tampoco necesitó jactarse, dado que estuvo poco tiempo disponible para el juego de la seducción. Su vida se definió en los compromisos. En los extensos compromisos. Con dos mujeres construyó matrimonios formales. Y con otras tres, relaciones que, si bien no llegaron al altar, fueron importantes y, en algún caso, duraderas.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *