Divina comida: Jorgelina Aruzzi falló como anfitriona y el grupo la destruyó

Compartir

Es importante partir de una base: de acuerdo a sus propias palabras, a Jorgelina Aruzzi no le gusta ser anfitriona: “No me gusta porque cuando llegan los invitados ya estoy cansada, ya quiero que se vayan”. Con este concepto claro era obvio que su turno de servir a sus compañeros de Divina comida iba a tener mucho más de sufrimiento que de disfrute.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *